domingo, 14 de julho de 2013

FROTAMIENTO

Direto de Vice.com

Tengo un amigo que de pronto me confesó que era neovirgen. “¿Entonces te zurcieron la boquita o por fin te la destruyeron por completo?”, pregunté incrédulo. Pero no: en realidad él había decidido dejar las actividades sexuales para concentrarse en conocer emocionalmente a los hombres con quien salía. Por supuesto: ni él ni los hombres que frecuentaba soportaron la tensión erótica que a menudo los hacía terminar en la cama. No sé si con sexo duro o sexo suave pero él siguió devorando hombres por ahí. El caso es que se me había olvidado esta anécdota, hasta hace unos días que conocí a un tipo que me dijo, vía chat: “Soy g0y, y sólo me interesa el frot”. Me quedé como ama de casa en su primera clase de computación viendo el código binario: en ceros.
La palabra “g0y” se escribe con el número cero en lugar de la cuarta vocal. Un g0y se define a sí mismo como un hombre que se siente atraído por otros hombres y desea contacto físico con ellos, pero cree que los conceptos de gay o bisexual no lo describen. Considera que lo “gay” se refiere a un afeminamiento en la cultura, a la cual él no pertenece. Podríamos decir que un g0y es un hombre aún en el clóset que no quiere que le griten maricón por la calle y que por eso sus gestos exponen cierto machismo. Podríamos decirlo pero esto no se queda ahí. Los g0ys no se emparentan con la cultura sadomasoquista ni de los osos gays pero tampoco los excluye. En todo esto hay un dato importante: el frot, el sexo de frotamiento. Los g0ys rechazan el sexo anal, entonces ellos dicen que en una pareja ambos quedan al mismo nivel: no hay dominante ni dominado. No hay penetración: no hay activo (el que penetra) ni hay pasivo (el que es penetrado). Los g0ys tienen todo el tiempo la cara de: “¿Algún día los homosexuales superarán el sexo anal?”.
(...)

Nenhum comentário: